domingo, 29 de junio de 2008

¿POR QUÉ SOMOS MENOS PRODUCTIVOS QUE EN EUROPA?

Dentro de la Unión Europea, nuestro país siempre esta en el vagón de cola respecto a la productividad en el puesto de trabajo. Sin embargo, estamos a la cabeza en la baja productividad en comparación con los otros países de la UE. Esto se traduce en que anualmente, hacemos más horas de trabajo. También somos los que más horas perdidas y porcentaje de días perdidos tenemos en el trabajo.

Es decir, que en vez de decir que trabajamos más horas que ellos, la realidad es que simplemente estamos más horas en el trabajo. No por esto, sacamos más trabajo adelante. Es muy normal que al hacer una entrevista te digan que el horario es de tal a cual hora… pero siempre nos quedamos un par de “horicas” más. Parece como si ese par de “horicas” significara que se produce más. Y no siempre es así. Si puntualmente tenemos que quedarnos para terminar alguna tarea, es factible, pero no deberíamos “exigir” que todos los trabajadores se queden a trabajar… porque sí.

Nuestro rendimiento, a lo largo del día, no es el mismo. En momentos puntuales va a ser inferior al esperado, por diferentes factores de nuestras vidas. Y esto es del todo previsible y hasta cierto punto, aceptable.

En otros casos la carga de trabajo de algunos trabajadores es muy superior a la que pueden afrontar en su jornada laboral, a pesar de tener un rendimiento por encima del solicitado. Claramente, aquí hay un problema enorme de organización donde, por ejemplo, puede haber menos personas de las que se necesitan para poder sacar el volumen de tareas.

Hace años se achacaba la baja productividad a tener en los puestos de trabajo sistemas informáticos obsoletos que a día de hoy se ha subsanado en la gran mayoría de las organizaciones, teniendo equipos informáticos con todos los avances tecnológicos que ayudan a optimizar las tareas. O al menos, así debía ser.

La escasez de formación también es otro factor que hace que los trabajadores no estén a la altura de las circunstancias. Está claro que aun se puede impulsar mucho más la formación tanto la cualificada como la no cualificada. Porque aunque los empresarios han cambiado mucho de mentalidad, aun queda mucho camino por recorrer, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas donde aun no se ve la formación como inversión, sino como gasto.

Las malas condiciones salariales en determinados puestos de trabajo en España también es otro punto importante. Si nos comparamos con los países europeos de primer nivel, allí los salarios para un mismo puesto (incluso en una multinacional) son mucho más altos que aquí. Hace tiempo se decía que el nivel de vida era más caro en estos países, sin embargo, en nuestro país, desde la incorporación del Euro, el nivel de vida ha subido mucho y esta en una situación muy comparable.

Pero España no es lo peor del mundo, no me mal interpretéis. Por supuesto, en otros países de Europa están mucho peor en muchos aspectos porque están a años luz de nosotros.

En las organizaciones, se dan casos que ciertos trabajos se remuneran igual a todos los de un mismo nivel o función, cuando tampoco es justo. Hay quien se implica más, se esfuerza más, saca más trabajo,… que no está valorado por la empresa y finalmente termina por desmotivarse y bajar su ritmo de trabajo.

En épocas pasadas se ha atribuido a los trabajadores su implicación en los resultados, especialmente si éstos eran negativos, haciéndoles participes directos de la baja productividad.

Ahora, en cambio, se apunta a la política empresarial y se mira directamente a las decisiones de la gerencia, que son los principales artífices de la marcha de la empresa, como uno de los factores directos de que la productividad sea buena o mala en función de los resultados de su organización, es decir, la escasa productividad puede descubrir una gerencia insuficiente o inadecuada.

La ineficiencia en la gerencia de las entidades da lugar a importantes obstáculos para la supervisión, control y planificación de la plantilla. Pero al tratarse de la ejecutiva de la empresa, normalmente no hacen una evaluación objetiva, intentando buscar los problemas o errores en el siguiente nivel inmediatamente inferior. Si queremos que mejore la productividad, la gerencia tiene que disponer de los mejores gestores, que sepan dirigir a la plantilla de forma adecuada.

Con la aplicación de la jornada intensiva (y la implantación de la cultura del Tupperware) prácticamente implantada en la gran mayoría de los sectores y los empresarios concienciados de la necesidad de conciliación de la vida laboral y familiar, se empieza a percibir un cambio, aunque la productividad, no ha mejorado. ¿Por qué motivo?

La causa de la mala productividad, hasta ahora enfocada al trabajador, va virando hacia la gestión de la cúpula directiva. Como toda generalización, siempre se encuentran casos que afirman esto y casos que lo desmienten. Deberemos, pues, analizar dentro de cada organización qué personas ocupan la punta de la pirámide para ver cómo realizan su trabajo analizando al detalle y sacando conclusiones globales sobre su gestión.

No hay que olvidar que hay que exigir más al que más alto está en la estructura de la empresa, que tiene que asumir mayor responsabilidad en todo momento.

4 comentarios:

bloggera dijo...

Muy interesante el artículo. Y encima de ser de los que más horas trabajamos en Europa, nos quieren poner las 65 horas laborales! ¿Cómo pretenden así conciliar trabajo y familia?
Os recomiendo otro blog de empleo que está muy interesante también: http://empleo.universiablogs.net/

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Bloggera,

Gracias por participar. Me alegra que te parezca interesante esto anima a seguir.

Si somos los que más horas trabajamos, sin embargo, somos de los menos productivos en nuestra jornada y esto no es nada positivo para nosotros.

Lo de las 65 horas semanales es una locura de los políticos que no les va a traer más que problemas. La conciliación es necesaria y tenemos que hacerles volver a la cordura.

Saludos,

Bloggera dijo...

Hola Juan,
definitivamente las casualidades existen. Eres el mismo que dejó un mensaje en un post de discapacidad en nuestro blog de empleo de Universia, ni me había dado cuenta hasta ahora que he ido a comprobarlo. ¿Te interesaría hacer blogroll con nosotros?
Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Bloggera,

Por supuesto que podemos hacer Blogroll.

Estamos en contacto.

Saludos,