domingo, 27 de abril de 2008

¿HASTA CUÁNDO SE PUEDE APRENDER?

Muchas personas, una vez finalizados sus estudios reglados, dejan de estudiar y pierden el hábito de estudio que tanto tiempo les costó adquirir.

La memoria hay que tenerla activa en todo momento; cualquier edad es buena para seguir aprendiendo. Lo que hay que tener al día es el hábito del aprendizaje.

A lo largo de nuestra vida, tenemos que continuar formándonos y aprendiendo nuevas cosas que nos ayuden en el día a día. Es más, va muy bien reciclarse a nivel de conocimientos para estar actualizado en las materias que nos interesan o en las que trabajamos, porque con el paso del tiempo, van cambiando.

Existe el tópico de que cuando van pasando los años nos es más complicado aprender, sin embargo, es totalmente falso. Desde mi punto de vista, cualquier edad es buena para seguir aprendiendo. Otra cosa es que cambie la percepción del aprendizaje en función de la etapa de vuestra vida en la que os encontréis.

Cambia la forma de ver las cosas; las prioridades, inquietudes y necesidades de aprendizaje no son los mismos en función de la edad de cada persona.

Los formadores tan solo tienen que saber impartir de formaciones adaptándose al perfil de las personas que van a asistir a sus formaciones. La forma de impartir las formaciones cambiará en función del perfil del grupo de alumnos al que se dirija la misma.

Es y fácil tirar la toalla y hacernos creer a nosotros mismos que ya no podemos continuar aprendiendo. Las barreras al aprendizaje os las ponéis vosotros mismos. Con voluntad y ganas todo es posible.

14 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Lo que propones es cierto, pero a medias... Hay muchas personas que luego de formar una familia se pasan el resto de su vida sin volver a estudiar, pero no lo hacen por la necesidad de cumplir con sus deberes de padres...Es posible que ya con los hijos grandes puedan retomarse los estudios, pero muchos piensan que es tarde... No dudo que con Internet sea más fácil estudiar desde casa y compaginar familia y estudios, pero cada quien dbe decidir hacia donde orientar sus prioridades.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola SM,

Esta claro que las prioridades de cada persona son diferentes.

Si uno decide en un momento de su vida centrase en su familia es totalmente comprensible. Ya que las necesidades de cada uno son distintas al igual que sus aspiraciones.

Lo que es muy triste es aquellas personas que deciden dejar de formarse por vagancia y falta de ganas. Buscando excusas donde no las hay.

Lidia dijo...

Hola Juan,

Estoy totalmente de acuerdo, que no hay una edad para aprender, la actitud, la motivación y las ganas son casi más importantes. Otra cosa es que hay momentos en la vida en los que uno tiene otras prioridades.
Aunque bueno, aún así, todos conocemos personas que, por ejemplo, han estudiado unas oposiciones mientras trabajaban y tenían tres niños pequeños. Por eso, la motivación me parece lo más importante.

Muy interesante tu blog, Juan ;)

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Lidia,

Muchas gracias por participar.

Efectivamente la clave esta en las motivaciones particulares de cada persona.

Y como bien dices cualquier edad es buena para seguir aprendiendo solo hace falta predisposición para ello.

Sofi dijo...

Acabo de descubrir este blog, gracias a tu visita al mío, siempre me han interesado los recursos humanos, incluso he hecho algún curso, aunque la práctica la llevan a cabo pocas empresas. Es un tema interesante que puede ayudar a muchas personas. Recomemdaré tu blog a mis amigos y conocidos.Un saludo

eKaizen dijo...

Pero y ¿la finalidad de esto de los blogs no es aprender?. Yo tengo que reconocer que cada artículo medio serio que escribo, requiere de su periodo de búsqueda, lectura y redacción. Es un proceso complejo de aprendizaje. Pero creo que por mi caracter si no fuera con el blog estaría aprendiendo de otro modo; cualquier método es válido, pero siempre hay que mirar hacia adelante.
Gracias por linkarme y un saludo

Facility manager dijo...

Amigo Juan:
Muchas gracias por visitar mi blog de Facility Manager. Yo creo que todos aquellos que trabajamos con RRHH al fin y al cabo, tabajamos con gente, espacios, tecnología y procesos. Tu blog es bien interesante así que tambie´n te visitaré a menudo.,
Alberto, (FacilityManager)

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Sofía,

Gracias por visitarme.

Me alegra saber que te interesan los recursos humanos y tus comentarios serán bien recibidos.

Con este blog intento ayudar a los que lo puedan necesitar.

Estamos en contacto.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Ekaizen,

Gracias por participar.

Efectivamente los blogs son una buena fuente para aprender nuevas cosas sobre diferentes materias en interacción con otras personas.

Yo soy una persona muy inquieta y sino fuera de esta manera buscaría otra actividad que me permitiese seguir avanzando.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Alberto,

Gracias por participar.

Efectivamente los profesionales de los recursos humanos tenemos que estar en contacto continuo con las personas que necesitan las nuevas tecnologías para mejorar sus procesos en su trabajo diario. Parte de nuestra labor es ayudarles a buscar el equilibrio entre todas estas cosas.

Estamos en contacto.

Eric dijo...

Hay algunos temas que son más complicados con la edad aprender, idiomas por ejemplo. A partir de cierta edad se ve que se complica y no se ve las conexiones entre idiomas.

Un saludo!
Eric

neurotransmisores dijo...

Pienso que con la edad perdemos memoria, sin embargo comprendemos mejor los conceptos.

Saludos.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Eric,

Gracias por participar.

Esta claro que la edad trae complicaciones por la falta de tiempo, perdida de hábito, cambio de mentalidad, etc.

Sin embargo nada es imposible y muchas veces los frenos nos los ponemos nosotros mismos.

Con ganas y actitud todo es posible.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Neurotransmisores,

Hay que saber adecuarse a las diferentes etapas de nuestra vida a la hora de aprender porque todas tienen cosas positivas y negativas. La clave esta en amoldarse y superar las dificultades.