miércoles, 28 de octubre de 2009

EL PERFIL DE LA GENTE HISTÉRICA

Hace tiempo que no escribía un post sobre los diversos perfiles de trabajadores que nos podemos encontrar en toda la “fauna empresarial”; hoy vuelvo hablando del perfil histérico de aquellas personas que están al borde de un ataque de nervios constante como en la película de nuestro oscarizado Almodóvar.

Todas las empresas tienen personas histéricas y exageradas. Son las que hacen de un granito de arena una inmensa montaña, imposible de superar.
Ven fantasmas donde no los hay y sus actuaciones siempre están “justificadas” por algún tipo de conspiración.

Se creen imprescindibles, pensando que sólo ellos pueden hacer las cosas porque no tienen tiempo para poder enseñar a los demás. La palabra delegar para ellos es una pérdida de tiempo porque para explicar a otros como hacer las cosas, lo hacen ellos. ¿Acaso ellos nacieron enseñados?

Las personas histéricas “se montan su propia película” tras palabras, gestos, movimientos, comentarios en principio inocentes, que ellos desarrollan con gran imaginación. Una de sus frases preferidas es “¿Pasa o no pasa?” teniendo que aprobar o no todo aquello que pase por su entorno.

No tienen tiempo para nada o así lo quieren hacer ver. Otro rasgo que caracteriza a las personas que cumplen este perfil es que son maleducados, tratando a los demás como un trapo sin que los demás les den razones. Ellos tienen derecho a gritar, exagerar.
Sólo ven la parte de la historia que les interesa sin asumir la realidad y dar la cara.

Veamos un ejemplo práctico que lo refleja muy bien. Imaginemos una empresa pequeña o mediana, que en su departamento de compras surge la necesidad de contratar una nueva persona para un nuevo puesto de administrativo. Las personas responsables ya llevan su guión establecido. Siempre han alabado la labor de la persona que esta de auxiliar, dándole más funciones y diciéndole que tarde o temprano, tendrá la oportunidad de evolucionar y dar el salto a otros puestos. Lógicamente, qué mejor oportunidad que esta, sin embargo, sus responsables, alegando que no hay tiempo para formarla, deben de contratar a alguien de fuera, que lo sienten mucho pero que se presentarán otras oportunidades. ¿Cuáles? Porque siempre existirá el mismo problema. Su responsable, tras comunicárselo de esta forma, sin manifestarle los verdaderos motivos por los que no le da la oportunidad
que son que no le ven para ese puesto desde un punto de vista subjetivo.

Personalmente, puede ser que la auxiliar esté mosqueada pero no por esto último, sino porque su responsable no fue de cara y le dijo las cosas tal y como son, haciendo que se crease falsas esperanzas. Además, el responsable que pertenece a este perfil de histeria, la toma contra otras personas de la organización queriendo cargarles a ellos la responsabilidad de un asunto que solo es de él.

Contra este tipo de personas hay que tener mucha paciencia aunque al final, esto no es suficiente porque hagáis lo que hagáis nunca estarán contentas.

Creo que para empezar debéis de pararle los pies y no permitir que os griten, ni traten mal porque a ellos les superen todas las situaciones; esto no les da derecho a pagarla con nadie. Si os mantenéis firmes, al final no les quedará más remedio que reaccionar. Lo peor que se puede hacer con las personas histéricas y maleducadas
es asumir ese comportamiento como valido porque eso hará que se crezcan y hagan de su capa un sayo.

Las personas histéricas se creen con determinados privilegios por estar cercanos a las personas que regentan el poder en la organización y estos, como muchos otros,
les tienen miedo por sus reacciones y pasan siempre por el aro a sus exigencias.

Por supuesto, las personas con perfil histérico y maleducado nunca se equivocan (o al menos, eso creen) y pedir disculpas para ellos es algo que no va con ellos.

Son, por lo general,
personas muy inseguras de si mismas que tienen miedo de todo, hasta de ellos mismos y para ellos, todo y todos son una amenaza que tienen que parar mediante el grito, la pérdida de nervios, etc.

Vosotros tenéis que seguir con vuestro trabajo, haciéndolo cada día mejor, ignorando a estas personas haciendo que les prestáis atención para luego hacer lo que mejor os parezca, sin que lo perciba.

¿Que experiencias tenéis con este tipo de personas?

13 comentarios:

María Hernández dijo...

Hola Juan:

He caído en tu blog y, sin haber visto nada más, me encuentro con este maravilloso y "cierto" post acerca de las personas histéricas.

Conozco un comportamiento como el que narras. Personas que explotan, lanzando puertas, dando puñetes sobre las mesas, coñeando y cosas que no digo porque no gasto mi tiempo en ellas.

También conozco ese "mal cuerpo" que se te queda aún cuando seas observador pasivo, la gran cantidad de energía negativa que genera un episodio así y, sinceramente, las ganas de decir "Mal educado, es Ud. un mal educado y se ha ganado dos tortas de las que repartían las madres en el 70".

Todos podemos tener un mal día, planes que se cruzan, algunos que no salen, pero de ahí a formar "el pollo" que algunos forman , sin importarles lo que sueltan por la boca, ni el daño que hacen, ni el espectáculo que están dando, va un abismo.

No dar soluciones, sino gritos es el papel que mejor representan los que, en el fondo, saben que lo suyo es todo fachada y esconden su ineptitud bajo el espectáculo "del terror".

Es muy lamentable tener que aguantar algo así, pero como cualquier "maltratador", esconden su veneno tras la falsa imagen de la perfección.

Un saludo, Juan...y ha sido muy grato "descubrirte", volveré, si no hay inconveniente por tu parte.

María Hdez.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Maria,

Gracias por pasarte y participar en mi blog.

Me alegra que te guste este post y me encantaría que te siguieses pasando por aquí.

La gente histérica existe más de lo que nos gustaría y se escudan en su despotismo y mala educación pagando con los demás sus problemas internos.

Todos tenemos malos días por múltiples causas y eso no nos da ningún derecho a pagarlo con los demás. Y en caso de explotar un dia que menos que pedir disculpas a nuestras victimas. Lo malo es cuando esta conducta determinadas personas la usan como habitual y sus entornos profesionales se los toleran porque dicen “es así” y debemos aceptarlo. Este tipo de comportamientos no se debe permitir vengan de quien vengan.

Saludos,

Juan

María Hernández dijo...

Claro, Juan...así debería ser, pero en ocasiones el "grito" viene desde algo más arriba que tú o desde el mismo Olimpo, eh?.
En fin, creo que ocurre lo que dices, que por evitar la pataleta sucumben a todo lo que pidan, vamos, como los niños caprichosos frente a la estantería de las chuches en el cole... "Quiero estooooo y si no me lo das gritaré y patalearé". Lo malo del tema es que no crecen nunca y acaban siendo jefes.
Un saludito...promesa que volveré.

Carol dijo...

Muy interesante el post. Por suerte no lo he sufrido en mi corta vida laboral (al menos de momento), pero es una situación muy compleja. Tener a una persona histérica que está todo el día así es una especia de "mobbing".
Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Maria,

En efecto, muchas veces el grito y la histeria viene desde los escalafones altos y eso hace que mucha gente trague con todo por mantener su puesto de trabajo para darse cuenta luego que no merecía la pena hacerlo.

La vida no es justa, sin embargo, yo soy de los que piensa que aunque tarde el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Saludos,

Juan

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Carol,

Gracias por pasarte.

Espero que no te encuentres con este tipo de personas aunque de todo se aprende porque así es la vida.

Tener este tipo de personas al lado es muy peliagudo porque hagas lo que hagas siempre eres objeto de sus ataques porque supones una amenaza para su incompetencia.

Saludos,

Juan

Fernando López Fernández dijo...

Hola Juan:

Yo creo que la histeria se da en cualquier tipo de persona dentro de una organización. Cuando es por parte de los jefes es pero porque a la histeria suele suceder lo que yo llamo "terror empresarial" que puede bloquear a los empleados.

Lo mejor, como dices hacer frente de una manera tranquila. La experiencia me dice , que tarde o temprano la spersonas histéricas son domadas o deben abandonar la organización.

saludos

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Fernando,

Por supuesto, todos en algún momento en nuestras carreras profesionales hemos sufrido de un ataque de histeria. Y cuando esto pasa lo mejor es desconectar y salir a tomar el aire para relajarse porque sino nos arrepentiremos de nuestros actos. Los bloqueos debemos aprender a manejarlos son dejar que nos manejen.

Si uno no es capaz de controlar su perdida de nervios lo harán los demás poniéndole en su sitio por meritos propios.

Saludos,

Juan

María Hernández dijo...

Hay un ataque de histeria que casi me molesta más que cualquier otro y es el que se tiene cuando la persona, digamos, que "ha metido la pata" no está delante.
Tal vez (y sinceramente lo espero) no sea muy habitual, pero no hay nada más "negativo" que escuchar improperios hacia una persona que no está presente para luego, cuando lo está, decirle menos de la cuarta parte de lo que había dicho anteriormente y sin pegar gritos.
El papel que a uno le toca jugar en estos casos donde eres mero espectador...cuando menos,es "muy triste", porque sabes (porque lo has oído) lo que "realmente" opinan de su trabajo, pero luego eres consciente de lo "hipócritas" que pueden llegar a ser, porque no lo dicen a la cara.
Sinceramente, aunque no suelo encontrarme en el ojo del huracán, vivir momentos así me resta cantidad de energía, me embajona.
Si yo tuviera algún ataque parecido, les aseguro que estaría formando parte de la estadística del Inem.
En fin...cojamos aire y a relajarnos que ya estamos en casa.
Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Maria,

Comprendo muy bien esta situación que plateas y a mi también me molesta mucho. Porque si alguien tiene que despotricar de otro compañero por su trabajo que lo haga delante de el para que al menos pueda intentar defenderse y explicar su versión. Sin embargo, lo hacen a la espalda y luego lo niegan omitiendo lo peor y muchas veces les creen porque son unos grandes charlatanes.

Las críticas están bien siempre que sean constructivas.

Saludos,

Juan

Davicine dijo...

REalmente interesante el post. Llego por primera vez y me llevo una grata sorpresa con este blog.

Me mantendrçe por aqui, ganas un lector, y mi mas sincera enhorabuena.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Davicine,

Gracias por participar y pasarte en mi blog.

Me alegro que te guste el post y espero verte por aquí de nuevo.

Saludos,

Juan

menkara dijo...

Saludos desde Puerto Rico

Buscando información acerca de los cambios en las orgnizaciones, encontre este blog. Muy interesante por demás los temas que expones. Segire por aqui.

Karem