lunes, 6 de octubre de 2008

CUANDO NOS QUEDAMOS SIN TRABAJO

La crisis económica extendida mundialmente, lleva ya unos meses en nuestro país, donde lo peor, según dicen, está aun por llegar.

Las congelaciones salariales, los expedientes de regulación de empleo en muchas empresas de distintos sectores empresariales van a comenzar a ser lo más habitual en los próximos meses. Desgraciadamente, creo que no es ser negativo sino realista.

En estos tiempos de crisis el tener trabajo o conservar el que se tiene es todo, un logro aunque no le deis importancia.

La crisis comienza a hacer estragos y en este mes de septiembre donde más gente se agolpa no es en los estadios de fútbol para animar a sus equipos, ni en los centros comerciales para equipar a los tiernos infantes para la vuelta al colé sino en las filas de las oficinas de empleo que no dan abasto frente a los aluviones de personas que diariamente están pasando a engrosar las temidas listas del paro.

Hay quien piensa que esto no va con ellos. Pero no es así porque cualquiera puede pasar de la noche a la mañana de tener trabajo o no tenerlo y tener que ponerse a buscar otro con rapidez.

Las compañías, en épocas de crisis, tienen que apretarse el cinturón y reducir gastos y mantener al personal justo y necesario. Además, hay que partir de la premisa que todos somos prescindibles.

Aun se agrava más la situación porque ya no solo hay que contar con la gente que tenía trabajo y que ahora está dejando de tenerlo sino que también está aumentando el paro de las personas menores de 30 años que se incorporan al mercado laboral por primera vez; este año se ha incrementado en comparación con las cifras del año anterior en más de un 30%.

También, nuestro gobierno ha pasado de la situación de “papeles para todos” que estaba garantizando a todos los inmigrantes a la prudencia de dar prioridad a las personas españolas para acceder al empleo vacante.

Cuando la necesidad aprieta, como ahora, los nacionales de nuestro país están dispuestos a trabajar en profesiones que hace no tanto rechazaban y necesitaban ser cubiertas por personal inmigrante de diferentes países (construcción, agricultura, hostelería, etc.). Esto hace que en las oficinas de empleo se vivan situaciones dramáticas, protagonizadas por personal inmigrante que necesitan trabajar para poder permanecer legalmente en nuestro país.

El nuevo segmento de población más afectado por el desempleo va a ser los jóvenes recién incorporados al mercado laboral tras la finalización de sus estudios. Nuestros jóvenes están cualificados por encima de las necesidades para muchos de los trabajos que se demandan por las empresas. A los recién incorporados al mercado laboral mi consejo es que bajen a la realidad para no estrellarse. No se puede empezar arriba del todo. Hay que ir subiendo, poco a poco.

Es normal que los jóvenes quieran encontrar un trabajo relacionado con sus estudios e intereses. Sin embargo, antes que estar parados es preferible trabajar en algún otro trabajo menos cualificado hasta que se obtenga un trabajo acorde al perfil y formación.

Si no siempre queda la opción de seguir formándose en aquellas materias más demandadas que os pueden abrir nuevas puertas. Lo que no es nada positivo es quedarse inactivo, sin hacer nada, esperando a que alguien llame a la puerta. Tampoco hay que dejarse llevar por el pesimismo; desgraciadamente no ayuda.

En épocas de crisis hay que prepararse más concienzudamente porque hay más competencia. Ahora mismo, las empresas vuelven a dominar hasta que la situación económica mejore y tienen variedad donde elegir.

Es increíble como en los tiempos que corren los demandantes de empleo siguen cometiendo errores básicos como:

- No saber venderse a través de su carta de presentación o currículum; al fin y al cabo, es lo que abre o no las puertas hacia el empleo buscado. No conviene enviar el mismo CV a todas las ofertas de trabajo ya que hay que adaptar el mismo a cada oferta, destacando aquellos aspectos del perfil que más encajen con los requisitos solicitados para cada oferta de trabajo.

- No usar todas las vías posibles de búsqueda de empleo. Hay que organizarse y usar la multitud de portales de empleo que existen en la red. Habrá que consultar los periódicos de empleo, usar los contactos disponibles, porque nunca se sabe quien puede proporcionar el empleo, a veces las personas que menos esperáis.

- Prestar atención a los pequeños detalles que dicen mucho (vestimenta, puntualidad, educación, etc.) y que muchos pasan por alto.

Hay que ser previsores y apretarse el cinturón por si acaso cuesta encontrar empleo más de los que se piense. Se puede vivir sin caprichos una temporada sin problemas. Es cuestión de saber priorizar y de tener control mental.

Aun así, no se debe dramatizar, insisto, porque la economía va por ciclos y ahora toca la parte mala.

Las personas sin trabajo han de buscar sus oportunidades en los nuevos nichos de empleo y en las profesiones con escasez de profesionales. Nunca es tarde para reorientar una carrera profesional y más si la búsqueda de ciertos perfiles está en la actualidad totalmente parada por la crisis. Hay que saber adaptarse a las necesidades para superar las adversidades que tenemos en las diferentes épocas de nuestra vida.

Sin embargo, los profesionales de los recursos humanos debemos unirnos y brindar nuestra ayuda a todas las personas que la puedan precisar de cara a aconsejarles de qué forma pueden conseguir un empleo, como enfocar su CV, qué curso realizar...

A veces, el sufrir situaciones complicadas de necesidad como el quedarse sin trabajo hace que uno se bloquee sin ver salida al final de túnel. Así que, como ya han hecho otros bloggeros como Senior manager, brindo mi modesta ayuda a todo aquel que pueda necesitar algún consejo de cómo afrontar su carrera profesional desde el desempleo.

Ante todo mucho ánimo y paciencia. No se puede tirar la toalla y hay que seguir llamando a todas las puertas posibles porque al final darán sus frutos.

13 comentarios:

Silvia M. Vicente dijo...

igualmente interesante!!
y necesario en esta época más de lo que nos creemos...

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Silvia,

Gracias por pasarte y participar.

Me alegro que te parezca interesante.

Saludos,

Senior Manager dijo...

Hola Juan, muy reflexivo tu post y sobre todo muy centrado en la problemática actual... Gracias por aportar tu granito de arena.. Yo pienso en ese sentido que aunque sólo logremos ayudar a una sola persona, para él o ella será determinante, pues la diferencia entre encontrar empleo o seguir desempleado podría ser esa pequeña ayuda que prestamos en un momento dado.

Te invito a acercarte a este post de E.pmpliega = http://epampliega.blogspot.com/2008/09/mapas-mentales-una-forma-efectiva-de.html
y apuntarte en el brainstorming que estamos conformando en este sentido.
Gracias de nuevo
SM

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola SM,

Me alegro que te guste el post.

Creo que todos tenemos que arrimar el hombro e intentar ayudar a los que lo necesiten dentro de nuestras posibilidades.

A veces las personas están atascadas y necesitan un buen consejo tras escucharles que les hará ver las cosas de otra forma.

Lo voy a mirar y por supuesto que me apuntare para participar e intentar aportar algo interesante entre todos.

Saludos y gracias a ti.

Jose Miguel Bolivar dijo...

Un post excelente una vez más. Creo que tratas muy acertadamente todos los aspectos clave relacionados con la aventura de buscar empleo hoy día.

Estoy seguro que muchos lectores encontrarán tus consejos de gran ayuda.

JM

Carol dijo...

Muy interesante. Tenemos que ser conscientes de la gravedad de la situación, nos puede pasar a cualquiera, pero mientras tanto toquemos madera!
Saludos.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola JM,

Gracias por tus palabras.

Hay que intentar ayudar y aconsejar para el que lo pueda necesitar.

Saludos,

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Carol,

Efectivamente nos puede pasar a cualquiera aunque no queramos ser conscientes. Por lo tanto, estos consejos los podemos necesitar todos.

Saludos,

Anónimo dijo...

Muchas felicidades por el blog, soy consultora de rrhh y por desgracia en el pasado he padecido el paro, asi que puedo orientar con conocimiento de causa. Siempre preparados! Un saludo. Laura

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Laura,

Gracias por pasarte y por comentar en mi blog.

Todos podemos quedarnos sin trabajo en cualquier momento por lo que hay que estar preparados.

Si nos pasa hay que estar muy activos sin dejarse decaer por el desanimo.

Saludos,

Lucy Cordero dijo...

Me llama mucho la atención el error sobre no saber venderse, tienes razón a veces (al menos yo) siento que me hacen el favor de contratarme y hay que ser inteligentes pues para eso pasamos tantos años de estudio para vendernos, emplear de mejor manera nuestros conocimientos y aportar mucho a la empresa. Buen artículo, gracias por compartirlo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Lucy,

El sabernos vender es clave porque al contratarnos nos hacen un favor y si nosotros aceptamos otro a ellos. Al ir a buscar trabajo tampoco hay que ir llorando.

Somos un producto valioso que tenemos que saber sacarnos partido porque si nosotros no nos valoramos quien lo hará.

Saludos,

Anónimo dijo...

javi: gracias por los comentarios. Tengo 24 años y acabo de perder mi puesto de trabajo.