domingo, 23 de diciembre de 2007

CARENCIAS EDUCACIÓN ESPAÑOLA

El Informe PISA 2006 (famoso estudio de la OCDE) no deja al sistema educativo español en muy bien lugar; ya que analizando nuestros resultados con el del resto de los adolescentes de otros países, es lamentable que nos deje en tan mal lugar; sin embargo, estamos donde nuestros gobiernos nos han hecho estar por méritos propios, así que nada de despejar balones y asumamos nuestra responsabilidad.

En la actualidad España utiliza de forma habitual, la repetición de curso como una solución al fracaso escolar. Pero el sistema, además, permite pasar adelante con asignaturas no aprobadas, algo que para quien ha estudiado en otro plan, parece increíble.

No hay que olvidar que esto consume muchos recursos y es poco productivo para los principales interesados, los estudiantes. ¿No sería mucho más rentable la ayuda individualizada a los alumnos con problemas de aprendizaje que nos permitirá centrarnos en los problemas concretos de cada estudiante? No olvidemos que la estandarización en el estudio, no es posible: cada estudiante es un mundo.
Por otro lado, cada vez que hay un alumno retrasado, afecta al resto de la clase, que ya no pueden seguir el ritmo adecuado.

El informe refleja que el sistema educativo español adolece de falta de control sobre los colegios, incentivos a los docentes y ayuda individualizada al alumnado. También es cierto, que no toda la culpa la tienen los colegios. Todo empieza en casa.

Desgraciadamente el sistema educativo español se ha deteriorado cada vez más, con cada reforma que ha sufrido. Los colegios, hoy en día, no son más que meras guarderías, donde los padres lo único que esperan es que sus "tan apreciados hijos" estén "aparcados" en un recinto seguro. Si bien la idea de que sus hijos aprendan está ahí, los mismos padres, al igual que sus hijos, no conciben una critica (¿constructiva?) del avance de sus hijos.

Es lamentable, que en nuestro país todos los alumnos no tengan las mismas oportunidades de aprendizaje ya que depende mucho de la escuela a la que puedan ir.
Esto no tiene ningún sentido ya que el nivel exigido y adquirido tendría que ser el mismo por todos los alumnos de nuestro sistema educativo con independencia del tipo de escuela (pública o privada) a la que acudan.

Por otro lado nuestro sistema hace a nuestros jóvenes totalmente dependientes de sus familias, ya que vivimos en una sociedad demasiado proteccionista que hace que generaciones futuras no se acostumbren en absoluto a ser autónomos en el desarrollo de sus vidas. Esto es muy negativo para ellos mismos, ya que les va a hacer muy dependientes de otros.
Cuando todos sabemos que es muy valioso saber valerse por uno mismo y cuando antes se comience a aprender mejor.

También recordar que en nuestro sistema los alumnos "listillos" o problemáticos son los populares de la clase. Si uno de estos alumnos no hace los deberes o copia en un examen, todos los demás compañeros le van a reír las gracias y acabara siendo el ejemplo a seguir por la sociedad caótica en la que vivimos, en la que se ha perdido el sentido común respecto a muchas cosas.

En España, todos hemos copiado un examen. Algo que en Inglaterra o Estados Unidos, no solo es algo de lo que no sentirse orgulloso, sino que además, es considerado entre los compañeros como injusto y para nada algo de lo que enorgullecerse y regocijarse.

El material escolar sufragado por nuestro estado da pena verlo, ya que los usuarios no lo cuidan, ni respetan; es más, si pueden destruirlo, mucho mejor. "Como es gratis..." da igual. Estos gamberros, en muchos casos protegidos y auspiciados por los propios padres, tienen que saber que lo sufragamos todos los españoles (incluidos ellos). No olvidemos el enorme coste de nuestro estado para reparar esas destrucciones, que podrían ser usados para cosas más necesarias.

Por otro lado, los buenos modales, brillan por su ausencia; en primer lugar porque los niños, eso es lo que ven en su entorno más cercano. Como ya he dicho antes, los padres, son las principales causas de estos comportamientos. Desgraciadamente, hoy en día, muchos padres, no tienen tiempo para enseñar a sus hijos, ya que tienen otras cosas más prioritarias. Por lo tanto, el profesorado español intenta marcar pautas de respeto, que los alumnos no entienden por no estar acostumbrados. Incluso, conllevan comentarios jocosos entre los menores, que ven dichas recomendaciones como irreales. Todos hemos sido jóvenes, y oíamos a nuestros mayores decir... "esto no pasaba en mis tiempos"...

No inculcamos hábitos correctos a nuestros jóvenes como leer, realizar los deberes antes de nada para cumplir con su trabajo de estudiante, etc. Eso si, les enseñamos a ver la tele a todas las horas, a jugar al ordenador, por supuesto que esto no es malo, sin embargo, tenemos que hacerles ver que hay tiempo para todo esto y ayudarles a dar prioridad a cada tarea. Estos cambios, los trae la sociedad actual, que tiene a los padres trabajando por "cuatro perras" durante largas horas y descuidando a sus hijos que actúan a su libre albedrío.

Con este panorama no nos podemos sorprender de que lo habitual es que nuestros estudiantes acaben sus estudios obligatorios aprobando por los pelos, chapurreando cuatro palabras en ingles (los más avanzados) y sin el menor interés por la lectura. Esto se traduce en un lenguaje con un elevado contenido de jerga callejera, que traducida al papel, conlleva innumerables faltas de ortografía, así como una carencia absoluta de una sintaxis clara.

El Gobierno, que tiene también culpa de esto, está permitiendo que la educación deje de ser tal, permitiendo que nuestros alumnos (por llamarlos así) crezcan como salvajes incultos. ¿Es la sociedad que queremos?

4 comentarios:

unjubilado dijo...

Es un tema sobre el que se podría hablar largo y tendido, pero no en un blog, me quedo con tu última pregunta ¿Es la sociedad que queremos?.
Evidentemente no, pero lo difícil es conseguir cambiar esta sociedad ya que la culpa hay que repartirla entre todos.
Saludos

Juan Martínez dijo...

La finalidad de este blog es hablar sobre temas de interés que generen debate como la educación.

Efectivamente que la culpa la tenemos todos, sin embargo, el Estado y las Administraciones públicas tienen la mayor responsabilidad ya que de ellos depende la aprobación de las leyes referentes a estos temas.

Saludos,

Tercera Opinión dijo...

Nadie quiere darse cuenta, porque en realidad todos tenemos parte de culpa, pero vamos de mal en peor. Los valores se han perdido y los alumnos ya no necesitan esforzarse por nada.

Hasta van a hacer un Trivial Pursuit con preguntas más fáciles para la siguiente generación de españoles. Te invito a leer el artículo.

http://www.terceraopinion.net/2009/06/28/trivial-edicion-loe/

Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Tercera opinión,

Gracias por pasarte y participar en mi blog.

Esta claro que de los problemas de nuestro sistema educativo todos tenemos parte de culpa. Porque cada vez incentivamos la cultura del mínimo esfuerzo y así nos va.

Voy a proceder a leer tu artículo.

Saludos,

Juan