miércoles, 9 de septiembre de 2009

FALSAS OFERTAS DE TRABAJO

Desde hace ya un tiempo, determinados sectores nos quieren mostrar las bondades de buscar empleo en Internet y, por supuesto, las tiene, sin embargo, no hay que olvidar los defectos de los que adolece.

Según estudios recientes,
un 80% de las ofertas reales de trabajo no salen a la luz porque se cubren por el “boca a boca” de toda la vida, hoy llamado “Networking”.

El 20% restante de las ofertas de empleo salen en los diferentes medios como son prensa especializada, portales de empleo, servicios públicos de empleo, consultoras de recursos humanos, empresas de trabajo temporal, etc.

Lo que quiero mostrar es que Internet es una herramienta más en la búsqueda de empleo, sin embargo, no por usarla tenemos garantizado encontrar trabajo y debemos desechar los otros medios. Hay que complementar unos con otros.

Luego no olvidemos que Internet es un negocio en el que los portales de empleo especializados tienen como objetivo prioritario ganar dinero de sus principales clientes: las “empresas”.

Nadie puede negar que este tipo de portales no sean tan idílicos como parecen y acumulan ofertas de trabajo “gancho” en los que el puesto de trabajo ofertado es una quimera para atraer candidatos.

No olvidemos que en los procesos de selección, la premisa principal es la rapidez: desde que se pone en marcha hasta que se cierra e intentar tener a los mejores. ¿No es para sospechar de estas ofertas de empleo que un mes aparecen en un portal de empleo y a los dos meses ofertas idénticas lo hacen en una empresa de trabajo temporal, demorándose en ambos sin justificación? ¿Quizás no existan?
¿O esas ofertas no sean actuales o sean para un futuro?

Los candidatos no conocen la trastienda de los portales de empleo porque como bien sabéis no participan en los procesos de selección y quizás, por eso, comiencen los problemas. Eso sí, son conocedores de estas artimañas de las empresas en las que se juega con las expectativas de las personas. Todos los portales de empleo sin excepción actúan de la misma forma, en mayor o menor medida. Sino ¿como puede ser que muchos candidatos que cumplen los requisitos imprescindibles para el puesto sean descartados sin al menos tener una toma de contacto con la empresa? Otras veces, esos mismos candidatos, para la misma oferta, pero por otro canal, se quedan en proceso o finalista sin aun haber tenido contacto alguno con las empresas. Está claro, no obstante que, en este caso, al menos el puesto de trabajo es real.

No hace demasiado tiempo, una persona de mi entorno cercano optó a una plaza de orientador laboral que salió en un portal de empleo y se inscribió quedando a la espera. Cumplía con todos los requisitos exigidos. Pasaron días, semanas y meses y nunca más supo. Eso sí, hará un mes encontró en el servicio publico de empleo esa misma oferta de la misma empresa. Escribió a la oficina del INAEM correspondiente para mostrar su interés y le indicaron la dirección de correo electrónico donde tenía que enviar su currículum y un número de teléfono para contactar con la persona encargada del proceso. Le dijeron que lo hiciese ese mismo día porque se iba a realizar la selección de inmediato. Hizo las dos cosas y la persona de contacto le indicó que la cosa iba para largo y que, en caso de encajar, se pondrían en contacto con él. Eso sí, le llegó la carta del INAEM para que la sellase la empresa que estaba en otra provincia. Volvió a llamar a la empresa y le dijeron que ellos no se hacían cargo de ese trámite y que se pusiera en contacto con su oficina que fue la que resolvió el tema. Por supuesto, de la oferta nunca más se supo, ni se sabrá y uno se pregunta ¿qué hacen con esos curriculums?

Las ofertas falsas las tenemos de todos tipos, desde las genéricas que no aportan nada hasta las demasiado específicas, que dan demasiados datos.

Muchas empresas insertan ofertas de trabajo “por si acasosale un proyecto que requerirá precisar personal de un determinado perfil y hacen hasta las entrevistas pero se demora el proceso de selección y esos candidatos nunca más saben de esa oferta. Incluso, puede conllevar problemas psicológicos puesto que incluso se puede llegar uno a pensar que el problema está en uno mismo. Es difícil darse cuenta de que el problema está en que ese trabajo no existe.

No obstante, los perfiles que insertamos en los portales de empleo tienen mucho que ver en hasta donde se llega dentro del proceso o simplemente que os desechen.
Aunque parezca mentira, está comprobado que cuando más general e indeterminado sea el perfil mejor. Sino haced la prueba de meter dos perfiles distintos con vuestros datos.

Pero tampoco quiero generalizar.
Por supuesto que hay muchas otras ofertas que son ciertas y que bastantes personas, en alguna ocasión, encontraron trabajo a través de los portales de empleo y otros muchos no.

Este tipo de portales tienen que tener como objetivo principal ganar dinero y después, preocuparse porque sean una plataforma que incentive el encontrar trabajo. Es decir, que se use por las empresas para seleccionar el personal que precisan y no para publicitarse ellas o sus actividades mediante la inserción de ofertas de trabajo inexistentes.

Tanto los portales de empleo, como los servicios públicos de empleo, deberían poder exigir a las empresas que justifiquen la existencia real de esos puestos de trabajo y no darles carta blanca para que hagan y deshagan. Por supuesto, no me refiero a los aparentes controles que son tan blandos que parecen inexistentes.
Sólo se les debe pedir transparencia. Porque ellos son los primeros que recomiendan a los candidatos que no deben engañar en sus curriculums. Cuando los candidatos ven que listillos y maquilladores de la verdad son los que obtienen resultados positivos, hacen que, antes o después, se pasen a este juego en el que participan todas las partes protagonistas en la búsqueda de empleo.

Creo que ya es hora de que las personas que buscan empleo vean la realidad y sepan qué se esconde detrás de tanto silencio en su búsqueda; no todas son porque no encajen con el perfil sino porque algunas de esas ofertas son montañas de humo.

Obviamente, no se pretende que cambie sino hacer que los candidatos usen todos los medios a su alcance y no sólo los portales de empleo. Os animo a que investiguéis más algunas ofertas y conforme vayáis analizándolas, os daréis cuenta de todo esto.


Y digo yo ¿Por qué ninguna empresa reconoce que inserta ofertas irreales? ¿Por qué los portales de empleo callan de forma impasible? ¿Por qué los medios de comunicación sólo alaban la grandeza y las ventajas de los portales de empleo?

Creo que la respuesta es obvia y se debe a que hay muchos intereses en juego que interesa omitir. No olvidemos que se nos cuenta lo que les interesa. Por ello, debemos contrastar siempre la información.

10 comentarios:

GCS dijo...

Estimado Juan, aqui por Argentina,es la misma historia. Las búsquedas importantes se resuelven via contactos, lo demas ayuda.

Saludos
Guillermo

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Guillermo,

Gracias por pasarte y participar en mi blog.

Este tipo de cosas suelen funcionar igual en todas las partes. Los contactos son los que más oportunidades laborales mueven.

Saludos,

Juan

Oscar Bañuelos dijo...

Hola Juan:
Has tocado en este post un tema muy interesante, el de la "responsabilidad", aquella que todos quienes intervenimos en un proceso de selección parecemos rehuir, comenzando por la propia empresa que inserta la oferta, quienes desde mi punto de vista son los mayores responsables de la repetición o eliminación súbita de las ofertas, quizás originado por los propios vaivenes del mercado, muchas compañías no son conscientes del daño que para su imagen genera esta situación.
Los portales de empleo son "herramientas" en manos de las empresas y de los responsables de RRHH, quienes pueden utilizar mecanismos de comunicación con el candidato que apenas se utilizan y este es un gran "debe". Comparto tu reflexión sobre la necesidad de que los portales traten de garantizar de algún modo la calidad y la veracidad de la oferta, tal vez pudieran diferenciarse las ofertas de empleo de meros buzones abiertos por las empresas utilizando el escaparate que les ofrecen los portales de empleo para recibir candidaturas espontáneas, ofreciendo diferentes tarifas y obligando a las empresas a pasar determinados filtros en el caso de las ofertas. Otra de las patas importantes es la responsabilidad sobre la oferta de empleo de quienes podamos realizar selección para terceros, tratándonos de asegurar que las condiciones que ofrecemos son las que el candidato se encontrará en la empresa.
Una solución a todo esto son las redes sociales, comunicación directa y feedback, pero en esto eres un experto así que poco puedo decir.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Oscar,

Gracias por pasarte y participar en mi blog.

En efecto, es cuestión de responsabilidad por parte de los responsables de recursos humanos y de los gestores de este tipo de portales a la hora de insertar y gestionar sus ofertas. Dar variedad y opciones a todo tipo de clientes en función de sus necesidades e interactuar.

Las redes profesionales y sociales son el futuro que están cambiando la forma de percibir la búsqueda de empleo desde ambos lados.

Saludos,

Juan

Yoriento dijo...

He incluido el enlace a este post en el articulo sobre las "verdades de los portales de empleo". Menudo debate que se ha montado ;)

http://yoriento.com/2009/09/10-verdades-sobre-los-portales-de-empleo-602.html/#comment-9187

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Yoriento,

Gracias por enlazar mi artículo en vuestro post sobre las verdades de los portales de empleo.

La verdad que el debate esta interesante aunque hay gente que no acepta bien otros puntos de vista diversos a los suyos.

Saludos,

Juan

joseluisdelcampo dijo...

Buenas amigo.

Me ha parecido enormemente ilustrativo y ejemplerizante la entrada...¡¡menuda polvoreda que estamos levantando!!

Ojala sirva para algo bueno

Un saludo amigo

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola José Luís,

Gracias por pasarte. Y esperemos que esto sirva para que la gente sepa las dos caras que también tienen los portales de empleo a la hora de usarlos.

Saludos,

Juan

marta dijo...

Hola,

se que es una entrada tardía y ni se verá... pero tenía que decir algo...

Yo estoy totalmente de acuerdo en que las empresas deben cuidar a ese recurso humano potencial que es el candidato, hay mucha gente "quemada" por el trato recibido o ausencia de trato directamente, esto en mi opinión es lo que hay que cambiar.
Respecto a colgar ofertas fantasmas.. puede que se vea como "jugar con las ilusiones" de la gente.. pero sabemos, que las bases de datos son el motor de las consultoras de selección. Cuando se cuelga una oferta que no existe, muchas veces es para engrosar según criterios y palabras clave, una base de cv. Para qué sirve?? pues para cuando sí tengan una oferta para tí, tenerte en base de datos y ofrecertela.
También hay que tener en cuenta que a veces a una oferta en menos de un día se han inscrito 300 personas!!! cómo gestionas toda esa información?? cribando, excluidos por criterio, fuera, y los mejores en apariencia, pues creas criterios nuevos que no fueran relevantes en un principio, para reducir en nº, por ejemplo, cercanía al puesto de trabajo.A nosotros como empresa no nos importa inicialmetne demasiado pero sabemos que la gente es más feliz si está cerca ¿no?
Gestión, se trata de gestión, quién se inscribe en una oferta con 300 personas más sabe que puede pasar desapercibida!!!
Es justo? no, pero quienes leen toda esa información también son personas y necesitan criterios.
Eso sí, quién recibe una llamada, es concertado a una entrevista etc.. sí merece una respuesta.
Y otras veces, simplemente haces un proceso de selección para que luego la dirección te diga;
no hace falta/no hay dinero/cambio de perfil. ¿Mal análisis de necesidades? seguro!! pero no siempre te dejan hacer bien ´tu trabajo.
En todo caso, no creo que todo sea tan malintencionado, y tan negativo como algunos comentais, respeto la opinión... por algo es una de las principales fuentes de reclutamiento!!! no?
Saludos a todos

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Marta,

Mas vale comentar tarde que nunca.

Esta bien que las empresas inserten ofertas para reclutar perfiles para sus bases de datos y futuras necesidades siempre que especifiquen eso en la oferta para no jugar con las expectativas de las personas que buscan trabajo.

Cada vez más se inscriben muchas personas a las ofertas, sin embargo, se puede automatizar fácilmente para que los curriculums descartados reciban automáticamente un email de agradecimiento indicándoles que están fuera en ese proceso. Cuesta un minuto y consigue grandes efectos de imagen y profesionalidad. No se puede justificar el silencio en el trabajo porque para eso es mejor no prometerlo.

Saludos,

Juan