miércoles, 4 de noviembre de 2009

¿POR QUÉ DEBES SER TÚ UNO DE LOS ELEGIDOS?

Una de las herramientas de selección con las que cuentan las compañías y de las que ya he hablado en otras ocasiones es la dinámica de grupo. Y como es normal este tipo de pruebas no pierden su uso; es más, vaticino que, con el tiempo, pueden aumentar su uso en caso de que se planteen bien.

Las personas somos seres sociales por naturaleza que necesitamos relacionarnos unos con otros. Las dinámicas de grupo hacen que un número determinado de personas de (8 a 14) se reunan en una sala acondicionada para debatir y tratar un determinado asunto. Estas personas no se conocen previamente ni saben cómo se van a comportar los demás antes ese supuesto.

Si lo pensamos, el comenzar a trabajar en una organización es algo parecido porque, tras pasar el proceso de selección, no sabemos cómo son las personas con las que vamos a tener que convivir día a día. Es más, los primeros meses el recién llegado será observado por los demás ya que se enfrenta al período de prueba para ver si encaja. Si os dais cuenta, cuando uno comienza en un nuevo trabajo se enfrenta diariamente a muchas dinámicas de grupo en el que le toca interactuar con personas que no conoce ni sabe cómo trabajan, qué genio tiene, qué temas no han de tocarse, su sentido del humor...

Las empresas con la realización de las dinámicas pretenden observar y analizar como os comportáis ante un grupo de personas desconocidas porque no está tan alejado de cómo os comportaréis dentro de su organización con las personas que la integran. Por supuesto, tiene cierto margen de error porque las dinámicas se desarrollan en una situación forzada que exige demostrar cómo sois en un entorno grupal un día concreto y en un período de tiempo muy limitado. Y un mal día lo puede tener cualquiera. En la empresa se cuenta con tiempo “en plan dinámica” durante muchos días para poder arreglar el tropiezo que se tuvo algún día por los nervios. Aunque siempre estará presente en la mente de los veteranos.

En este tipo de pruebas se buscan analizar actitudes y comportamientos que mejor vayan para ese tipo de puestos. Se pretende catalogar a las personas en roles globales, es decir, el influyente, el líder, el observador, etc. Así que va bien que mostréis las competencias que se buscan para el puesto concreto. Por ejemplo, si se buscan personas con un perfil de ventas, se valorará la iniciativa, la capacidad comunicativa, capacidad de negociación, el don de gentes, etc. y deberéis centraros en eso.

Desaconsejo discutir con los demás participantes porque pensad que en las empresas nunca estaréis de acuerdo con todos vuestros compañeros sobre las decisiones o medidas a realizar y eso no quita que tengáis que colaborar con ellos para llegar aun consenso porque hay que saber dejar las discrepancias particulares a un lado. No se os ocurra no escuchar o interrumpir a los demás y en caso de hacer esto último, siempre habrá que pedir disculpas inmediatamente.

En igual medida, no habrá que permanecer callados sin participar porque necesitan llevarse alguna impresión positiva. Porque las personas que pasan desapercibidas tanto en las dinámicas como en los puestos de trabajo son prescindibles rápidamente y esto os coloca en una posición muy delicada. Tenéis que saber demostrar vuestro valor diferenciador que demuestre que tenéis algo que no poseen los demás y hacer que tenga gran valor en vuestra posición laboral y, por ende, en la empresa que representáis. Lo importante no es lo que hagáis sino que las personas adecuadas os recuerden por lo que hacéis y representáis siempre enfocado de una forma positiva.

Las dinámicas se pueden practicar con otros compañeros que igual no conozcas demasiado y que estén en tu misma situación de búsqueda de trabajo.

Por ejemplo, os preguntaré para que me contestéis y me deis una razón por la que en un grupo de 8 personas que no conocéis de nada ¿Por qué debéis de ser vosotros uno de los 4 que ocupe una de las plazas de la balsa para salir de la isla desierta en la que os encontráis retenidos? Antes de pensar el planteamiento y la estrategia debéis pensarlo porque sino se os puede volver en vuestra contra.

4 comentarios:

Economía Sencilla dijo...

Interesante tema.

A título personal creo recordar que sólo una vez me ha tocado participar dentro de un proceso de selección en una dinámica de grupo, y lo que recuerdo es que la gente en general era muy prudente, y los que gestionaban la dinámica la hicieron poco dinámica, valga la redundancia.

Sí que me parece un método interesante, sobre todo para algunos puestos, y después de haber visto la excelente película "El Método", en la cual una de las pruebas era parecida a la pregunta que planteas.

Un saludo
Pablo Rodríguez

Fernando López Fernández dijo...

Hola Juan:

Creo que puede ser un método interesante. Ahora bien, ¿no se puede dar casos en los que los participantes actuen, en lugar de ser naturales? ¿O que se preparen específicamente para esas dinámicas?

Supongo que habrá métodos de control, pero estos ¿son fiables?

Un saludo

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Pablo,

Es una técnica de selección muy interesante para determinados perfiles profesionales en los que se requieren unas competencias o capacidades muy concretas que se pueden ver mediante la experimentación.

Por supuesto, los que gestionan la dinámica tienen que hacer que fluya sin influir ni intervenir con protagonismo en la misma. Reconduciendo o introduciendo nuevas cuestiones que ayuden a que los candidatos participen.

Saludos,

Juan

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Fernando,

Buenas apreciaciones y preguntas.

Indudablemente hay personas que son unos verdaderos artistas y representan un papel que no son en realidad y no siempre se desenmascara.

Esto es como todo con práctica todo fluye mejor y te da más tablas de cómo poder actuar y salir ante determinadas situaciones. Eso si, cada dinámica es un mundo a parte y en cada organización se buscan unas cosas distintas. Ante todo se debe de ser uno mismo usando el sentido común.

Saludos,

Juan