miércoles, 13 de mayo de 2009

CURIOSIDADES DE LOS CANDIDATOS

Si antes hablaba de las curiosidades de los departamentos de RRHH, me gustaría también hablar del otro lado y sus peculiaridades.

LOS CANDIDATOS:

EL CANDIDATO COMODÓN: Hay candidatos que se inscriben a las ofertas de trabajo cumpliendo el perfil. La sorpresa viene cuando se les llama para citarle a las entrevistas y nunca les va bien, todo son pegas. Hay gente que, si la empresa está en un polígono industrial comienzan por decir “no tengo coche”; el representante de la empresa que les llama les dice ¿no tenéis otra forma de venir? Dándole la posibilidad de volverle a llamar para cuando se hayan podido organizar. El que algo quiere, algo le cuesta. Siempre hay formas de poder acudir, pedirle el favor a algún familiar o amigo de que os lleve, ver si hay alternativas de transporte público, cogerse un taxi... Algunos pretenden tener las entrevistas al lado de su casa.

EL CANDIDATO “HOY NO ME VA BIEN, MAÑANA TAMPOCO”: Hay quienes tienen una agenda de lo más apretada y no tienen tiempo para la entrevista: todo un calvario para fijar un día y una hora. Se supone que las empresas también dan suficiente flexibilidad y avisan con tiempo suficiente. Si que es cierto que existen, las menos, que te convocan esa tarde para la mañana siguiente. Aunque no siempre la flexibilidad es suficiente para el candidato. Yo lo tengo comprobado. Cuanto más flexible se es, peor. Imaginemos que la persona que llama a los candidatos para citarles les dice “de lunes a viernes en este intervalo horario ¿qué día le va bien?”. Siempre está el candidato que dice “¿no podría ser el sábado?”. Motivos habrá, está claro, sobretodo, si el candidato está en activo y el horario le coincide con su horario de trabajo. Es por eso, que siempre es recomendable intentar dar flexibilidad en cuanto a horarios, pues no todo el mundo puede salir fuera de horas de su trabajo. Pero si la oferta es atractiva, a veces, es preferible sacrificarse y sacar tiempo de donde sea, incluso, si fuera necesario, pidiendo un día de vacaciones/asuntos propios.

Yo entiendo que muchos candidatos pidan un poco de flexibilidad y predisposición de los entrevistadores a la hora de determinar día y hora para las entrevistas, con el fin de encontrar el consenso; sin embargo, uno no puede aceptar todas las excepciones porque entonces nunca acabaría el proceso de selección.

EL CANDIDATO AUSENTE: ¿Cuántas veces un entrevistador es flexible quedándose fuera de su horario para realizar las entrevistas a candidatos que no pueden en otro momento y estos ni aparecen a la hora acordada, ni por supuesto llaman? Simplemente, por educación y respeto a los demás, si algún candidato no puede asistir a la cita, sea cual sea la razón, tiene que llamar. Que en alguna empresa os hayan hecho esto a vosotros no quiere decir que vosotros os tengáis que comportar igualmente ni que todas las empresas sean iguales. No hay que confundir las cosas, por favor. Si, además, se toma la iniciativa de contactar a estos candidatos para ver por qué no han acudido, las respuestas son de lo más inaceptables: “Por que no he podido” y se quedan tan panchos. Cuando son varias las ocasiones en las que ocurre esto, muchos profesionales de selección se cierran en banda, pasando a ser inflexibles.

EL CANDIDATO “COMO PEDRO POR SU CASA”: La imagen es fundamental a la hora de presentarse en una empresa. Ya han pasado los tiempos en los que era necesario acudir con corbata y traje. Según qué perfiles, sigue siendo importante. Pero puedo decir, en mi experiencia como seleccionador, que he visto candidatos vestidos en chándal, con pantalón corto, camiseta y chancletas, con combinaciones de colores un tanto... arriesgadas. También está la versión “Fiebre de Sábado Noche”, como si fuesen de copas con sus amigos, con una imagen excesivamente informal. A las entrevistas de trabajo se debe ir vestido de forma adecuada, sin llamar la atención. Todo influye aunque os penséis que no y hay que seguir un protocolo, que se está flexibilizando bastante, pero con unos mínimos que muchas veces se sobrepasan.

EL CANDIDATO “RUMIANTE” : Aunque parezca mentira, muchos acuden a la entrevista mascando chicle durante toda la entrevista y hasta de vez en cuando hacen pompas pareciéndoles de lo más normal.

EL CANDIDATO “MOVISTAR” : ¿En cuántas entrevistas se lleva el teléfono móvil encendido, sonando en medio de una entrevista y respondiendo sin dudarlo? Vamos viva la educación y el sentido común. Quien llame, puede perfectamente esperar. Este tipo de cosas dicen mucho de vosotros porque si se comporta así en el proceso de selección, ¿de qué serán capaces una vez incorporado? No obstante, no creo que le den la oportunidad, al menos en esa empresa.

EL CANDIDATO “EN EL CASCARÓN”. Suelen ser candidatos jóvenes, que acuden a las entrevistas de trabajo acompañados de sus padres y madres, que van hasta la puerta de la empresa e incluso, pretenden entrar también en la entrevista. ¡Cómo va a ir sólo su hijo! Quizás sea la inexperiencia. Si se va a un proceso de selección acompañado, es recomendable que se esperen fuera. Causa mejor impresión.

EL CANDIDATO “¿TE ACUERDAS DE MÍ?”. Hay quienes quieren formar parte de una empresa concreta y se piensan que cuantas más veces envíen su candidatura más posibilidades tienen. La verdad es que no es así. Leído este comportamiento desde la empresa, no da buena imagen que cada mes o dos meses enviéis el CV a la misma empresa porque esto demuestra que no lleváis un control de dónde se manda la candidatura y que enviáis a todo lo que se “menea”. La desesperación no es buena compañera.

EL CANDIDATO “QUE NO SE LEE LA OFERTA”: ¿Para qué? Igual leyendo la oferta se enteran de lo que piden y se dan cuenta de que no cumplen los requisitos. Modo irónico en off. Recuerdo una vez en una de mis experiencias profesionales que insertamos una oferta de trabajo de auxiliar administrativo en los que uno de los requisitos imprescindibles era que los candidatos tuviesen un grado de discapacidad de al menos el 33% poniéndolo de forma destacada para que se viese. Bueno pues de los cientos de CV que recibimos sólo uno cumplía el requisito. Desgraciadamente, no cumplía los otros requisitos y tuvimos que optar por buscar a los candidatos acordes por otras vías. Si optabas por contactar con ellos y preguntarles que grado de discapacidad tenían y se mosqueaban diciendo que ellos no tenían ninguna discapacidad. Les decías que era requisito imprescindible y aun te porfiaban algunos que no lo ponía. Esto demuestra que muchos candidatos siguen sin leerse las ofertas de trabajo, haciendo perder el tiempo y restándose puntos para sus futuras candidaturas.

EL CANDIDATO “PINOCHO” – Las mentiras, piadosas o reales, están siempre en toda entrevista. Pero aun cuando se opta a una entrevista, algunos optan por mentir a la hora de inscribirse, contestando a las preguntas que se hacen en la inscripción de forma errónea, sin percatarse de que en su CV pone todo lo contrario. Para estos “listillos” un comentario: estas candidaturas quedan inmediatamente desestimadas. Porque si se pide un Ingeniero técnico, se quiere un ingeniero técnico, no un psicólogo por decir algo. Y es algo más usual de lo que parece.

EL CANDIDATO “MERCENARIO”: Hay quien juega a varias bandas, negociando con varias empresas a la vez. Está claro que cada cual tiene que mirar por sus intereses, siempre y cuando no se maree a la otra parte. Cuando aceptáis una oferta tenéis que sopesar todo antes de tomar una decisión, poseyendo toda la información precisa y no decir un día antes de comenzar que ya no os interesa y luego a los días ver si es posible acceder a esa plaza. La falta de seriedad por parte de los candidatos es muy grande, desgraciadamente.

Como siempre, se pueden sacar más perfiles, pero no es cuestión de cansar. Creo que es momento de sacar las conclusiones de que los candidatos también se tienen que comportar de forma profesional, demostrando que saben lo que quieren y que saben estar a la altura de las circunstancias. No hay justificación alguno alegando que la otra parte, en ocasiones, os trató así, a pesar de que podáis tener razón.

Siempre lo digo. Trata al resto como te gustaría que te tratasen a ti. Y va para ambas partes.

26 comentarios:

Eba dijo...

Juan, estupendo post, muy didáctico, se va directo a mi baúl de recursos ;-) Un saludo

José Miguel Bolívar dijo...

Me ha gustado mucho el post. Una tipología simpática y a la vez enormemente representativa de los tipos de candidatos más habituales.
JM

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Eba,

Gracias por pasarte.

Me alegro que te parezca interesante.

Saludos,

Juan

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola JM,

La verdad que he intentado presentarlo de una forma simpática y a la vez didáctica de la realidad que uno se puede encontrar en algunas ocasiones.

Saludos,

Juan

Un mundo complejo dijo...

Magnifico post. Lo del candidato rumiante lo he vivido hace cuatro días.

Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Enrique,

La verdad que esto es real como la vida misma.

Me alegro que te guste.

Nos leemos.

Saludos,

Juan

Anónimo dijo...

Que facil es criticar desde un trono...tambien hay muchos candidatos que hacen las cosas bien y son maltratados...

Anónimo dijo...

y no he visto a ninguno de ellos descrito en tu post...parece que todos sean asi...INDIGNANTE

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Anónimo,

Gracias por pasarte y participar.

Por supuesto, que hay candidatos magníficos y en ningún momento he generalizado.

Y si lees el post anterior sobre curiosidades de los recursos humanos hablo sobre la paciencia que tienen que tener los candidatos hacia el papel de muchos profesionales de los recursos humanos.

Saludos,

Juan

Anónimo dijo...

Gracias por la aclaración

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Anónimo,

De nada.

Gracias a ti por seguirme.

Saludos,

Juan

Brisha, la venganza dijo...

Jajajajaja, me he sentido identificado con practicamente TODOS los candidatos, ya que en un momento u otro de mi vida he respondido de esas maneras...

Dios.. lo que he podido reirme viendome en la misma situacion, con la que mas la del cascaron, aun recuerdo con cariño mi primera entrevista para currar en un bareto de mala muerte en un barrio perdido de la mano de dios aqui en zaragoza..

Si bien es cierto que somos/hemos sido en algun momento candidatos exasperantes tambien es cierto que algunas empresas de seleccion de personal deberian cuidar mas su propia seleccion al "seleccionar" al seleccionador.. joe que lio no?? A ver, 3 tristes tigres...

XDD

Estupendo post, lo dicho, hacia unos dias no me reia tanto.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Brisha,

Me alegro que te guste y que te parezca divertido.

La verdad que todos algún día hemos sidos candidatos inexpertos pensando que todo valía, cuando no es así. La cuestión es aprender y evolucionar la más rápido posible. En la actualidad hay mucha más información cosa que no pasaba hace años.

Como bien dices las empresas también deberían prestar más atención a la hora de seleccionar a los encargados de reclutar al personal de su empresa porque hay de todo.

Saludos,

Juan

Danzarina dijo...

Muy divertido y didáctico el post, es para utilizarlo con los alumnos/as, así que voy a guardarlo con tu permiso. Una curiosidad: y si es el móvil del entrevistador el que suena en la entrevista?. Estoy de acuerdo en que la imagen y la higiene es fundamental, pero no estoy muy de acuerdo con algunas normas o reglas que he oído, sobre todo con lo del traje. Hay que vestir, según mi opinión de acuerdo con el puesto, sin ser artificial y vistiendo con correción pero siendo tú mismo/a. Yo nunca he llevado traje a una entrevista. Un ejemplo: me presenté a un puesto de psicóloga para trabajar en un programa de drogas y había que ir a trabajar a un barrio "marginal". si hubiera ido en traje hubiera estado descartada para el puesto y los pacientes, usuarios o como quieras llamarlos no me hubieran aceptado. Así que todo depende del puesto y del tipo de empresa. No es lo mismo presentarse a un puesto de orientadora en Cruz Roja que en la Cámara de Comercio /ahí si creo que buscan chicas "chip"... Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Danzarina,

Gracias por pasarte y participar.

Por supuesto, que tienes mi permiso para poderlo usar con tus alumnos.

El móvil del entrevistador tampoco tiene que estar en una entrevista y no se debe coger. A no ser que especifique que espera un aviso importante y así se lo haga saber al entrevistado, en casos muy excepcionales. Las normas en este aspecto son para ambas partes.

Lo de la vestimenta, es como bien tú dices. Hay que amoldarse al tipo de puesto al que uno acude y a las circunstancias del mismo. Debemos saber estar a la altura de las circunstancias. Para un puesto de peón de fabrica nos tiene sentido que vayamos con traje. Y para un puesto de gestor bancario es crucial ir con traje.

Saludos,

Juan

Senior Manager dijo...

Muy bueno Juan. y aunque puede que algunos aspectos de tu post puedan resultar graciosos, la verad es que muchos candidatos mal orientados siguen yendo a las entrevistas como les da la gana, tanto en apariencia como en actitud.
Puede que algo tengan que ver las malas orientaciones que dejan a la ligera los aspectos básicos de prepararse para acudir a una entrevista.
Los orientadores que no seleccionan, ni deciden la contratación, ni reclutan, ni trabajan en el mundo empresarial, poco pueden saber cómo funciona el proceso de selección (no el teórico sino el de verdad), y de que forma se sigue decidiendo hoy en día la contratación de un candidato, pues aunque sea injusto y tal, las cosas son como son y sólo son contratados los que siguen la tradición establecida en el submundo del reclutamiento y la selección... Que no sea lo correcto ya es otra cosa, ¿quién es el primero en empezar a cambiar el mundo?
SM

mnl dijo...

muy buen post, me reí bastante y me gustó conocer quiénes serán la futura competencia en una entrevista...

te envié la noticia a menéame y a apezz, no llegará a portada pero está teniendo muy buena aceptación, seguro que las visitas se notan más de menéame

Un saludo y sigue así

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola SM,

Me alegro que te guste.

Si es muy gracioso visto desde fuera, sin embargo, aun hay muchos candidatos desorientados que siguen cometiendo este tipo de fallos tanto a nivel de apariencia como de actitud. Y es una pena porque por pequeños detalles a veces se quedan fuera del proceso. Desgraciadamente hay que seguir el protocolo establecido nos guste o no.

Obviamente hay orientadores adecuados e inadecuados como en todas las profesiones. Deberían hacer hincapié en aquellos aspectos básicos que se dan por conocidos por todos cuando no es así. Los orientadores muchos si que conocen como funciona el submundo de la selección y les guste o no deben preparar a los candidatos para hacer el protocolo establecido y mostrar el potencial que tienen.

Desgraciadamente, esto tiene que cambiar aunque aun lo veo muy lejano. Se debe de dar más importancia a las personas y no a la ceremonia o ritual de reclutamiento. Por cada persona es única no lo olvidemos con su virtudes y carencias.

Saludos,

Juan

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola MNL,

Gracias por pasarte, participar y enviar este post mío a menéame y a apezz.

Bueno así la gente puede aprender que tipo de errores no hay que cometer al realizar una entrevista de trabajo.

Nos leemos.

Saludos,

Juan

Anónimo dijo...

Me he sentido muy identificada con tu post, pues en mi experiencia como profesional en el Departamento de RRHH, he vivido cada una de estas situaciones.

Sólo tengo que añadir algún caso más. El candidato más insólito que he entrevistado, al que yo llamo "personalidad múltiple", tras dejarme plantada en la entrevista técnica inmediatamente tras realizar la entrevista personal, con la excusa de utilizar el baño, se inscribía compulsivamente en todas las ofertas de la empresa, cambiando su perfil para cada ocasión(secretaria, programadora de aplicaciones, técnico de RRHH, gerente de cuentas, ...) aún recuerdo su nombre y apellidos, y para mi sorpresa, tras cambiar de empleo en diferentes empresas del sector, he observado que esta persona ha sido entrevistada en la mismas y lleva años llevando a cabo esta práctica. Impresionante...

Anónimo dijo...

Hola.

Yo he sido también un panoli en su día (en mis primeras entrevistas) pero creo que no la he cagado tanto como en los ejemplos que se citan aquí.

También he sido entrevistador en la anterior empresa en la que estaba, y no encontraba tanta incompetencia.


Eso sí, me gustaría comentar que no estoy de acuerdo con lo expresado en el tema "candidato mercenario". Para empezar porque yo he sido así en una temporada en la que no encontraba ningún trabajo interesante (y puestos a coger trabajos poco interesantes, mejor coger el que esté mejor remunerado, ¿encima vais a creer que los candidatos son hermanitas de la caridad?).

Con respecto a esto, recuerdo precisamente en mi experiencia un caso muy concreto: precisamente, la primera empresa para la que he trabajado en mi vida. Sólo trabajé un día. ¿La razón? Me hicieron una oferta mejor, y ahí se quedaron. No sólo creo que no me parece ninguna desfachatez, sino que además en este caso estaba todavía más que justificado porque en la oferta del puesto indicaba un rango de remuneracion salarial (aún lo recuerdo, de 18.000 a 22.000 euros), y yo, al intentar ser modesto en la entrevista les dije que como no tenía experiencia (pues acababa de salir de la universidad) que me conformaba con la cifra del rango inferior (18.000), cual sería mi sorpresa cuando me hicieron una oferta por 15.000 euros, ¡¡de flipar!!

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Anónimo,

Gracias por pasarte y participar.

Pues si la verdad que este tipo de candidato que comentas es insólito sin dudarlo y yo nunca me he encontrado uno de semejante personalidad múltiple que adapta su perfil para casi cualquier puesto. Lo tendré en cuenta para futuras clasificaciones.

Saludos,

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Anónimo,

Gracias por pasarte y participar.

Por supuesto, esto esta planteado de un modo sarcástico y todos los candidatos no son así, porque la gran mayoría saben estar en su sitio. Aunque los que se comportan de esta forma abundan más de los que nos creemos.

Luego comentar que los candidatos tienen que mirar por sus intereses y ver que oferta en su conjunto les compensa más. Si no encuentra ninguna interesante pues será normal que al menos el salario sea el más acorde. En este caso que comentas no podemos meterte en la categoría de candidato mercenario porque la primera que no actúo correctamente fue la empresa que te dijo que tu banda salarial estaría entre 18.000 y 22.000 euros y luego te ofrecen 15.000 euros, porque esto ya lo sabían al comenzar el proceso de selección. Las empresas deben ser francas desde el principio porque sino es normal que los candidatos seleccionados con todo el derecho les dejéis plantados a la primera de cambio.

Sin embargo, hay otros candidatos que toda la información encima de la mesa, te marean, primero que si, luego que no y tras esto pasan unos días y te llaman para ver si aun esta el puesto para ellos. Las decisiones tienen consecuencias. Y lo que vengo a decir también es que el salario no lo es todo siempre que sean unas cantidades razonables para lo que se os pide a los candidatos.

Saludos,

Juan

Carol dijo...

Hacía tiempo que no me pasaba y sin lugar a dudas, éste ha sido el post que más me ha gustado y el que más me ha hecho reir, sobre todo eso de ir vestido en versión "fiebre del sábado noche", jaja.
Por cierto, muy buena descripción de los candidatos y únicamente decir que el candidato personalidad múltiple también se ve mucho por ahí...
Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Carol,

Me alegro que te guste este post y al menos hemos conseguido el objetivo principal que pases un buen rato que es de lo que se trata. La verdad que la gente con varias personalidades abunda cada vez más.

Saludos,

Juan

amanda del milagro dijo...

Hola soy nueva y necesito contactar al responsable de este increíble blog???? por favor mi correo arodas67@gmail.com (por sí no aparece) bendiciones!!!!