sábado, 22 de noviembre de 2008

SELECCIONANDO AL CANDIDATO IDEAL

Hoy en día, como ya he indicado en otras ocasiones, las personas son la clave de las compañías y, por lo tanto, la selección del talento adquiere una importancia relevante.

Así que los departamentos de personal, encargados en gran parte de la gestión de las personas, tienen que coordinarse y colaborar con las otras partes protagonistas en esta labor.

Por lo tanto, la adaptación tiene que ser enorme a la hora de realizar las selecciones de personal por parte del departamento encargado de realizarlas para cada empresa.

Uno de los grandes problemas de muchos profesionales de los recursos humanos es que consideran todos los procesos de selección iguales, actuando en todos ellos de la misma forma estática, sin adaptarse a cada proceso y a cada candidato.

Esto, claramente es un error porque aunque a lo largo del año se realicen 10 procesos de selección para cubrir un mismo perfil de puesto, cada proceso es distinto y esto hay que tenerlo claro. La selección de personas no es una producción en serie donde, una vez cogido el ritmo, ya tenemos gran parte de la labor realizada. No es algo mecánico sino que exige que el selector de las mismas interactué activamente durante todo el proceso para sacar el máximo de cada candidato. Los candidatos son diferentes y cada uno podrá aportar algo nuevo a la empresa.

En primer lugar, hay que analizar las circunstancias que motivan esta necesidad en cada momento porque serán diferentes y esto influye. Una vez estudiadas y analizadas, tendremos mucha información que nos va a permitir adaptarnos al proceso. Si son dos procesos muy seguidos en el tiempo para el mismo perfil profesional, habrá que tener en cuenta que falló en la primera ocasión para requerir de nuevo cubrir esa vacante, para así adaptarnos a las circunstancias y podernos anteponer rápidamente para obtener nuestro fin que es seleccionar a la persona que mejor se adapte a lo que buscamos.

Estamos tratando con personas que tienen sus sentimientos, sus circunstancias y sus metas. Está claro que los seleccionadores de personal tenemos que estar por encima de esto sin que nos influyan las circunstancias particulares de cada candidato; sin embargo, no podemos olvidar que son personas y que tenemos que tratarlas como tal, sin perder la humanidad que tiene que existir siempre.

Para cada proceso debemos realizar las oportunas cribas de CV, para así citar solamente a aquellos candidatos que encajen con lo que estamos buscando. Deberemos estudiar al detalle cada candidatura para tener en nuestra cabeza el esquema mental de lo que queremos preguntarles y de aquello que nos genera dudas de cada candidato. Por supuesto, a pesar de preparar las entrevistas previamente, tenemos que tener facilidad de adaptación porque a veces los candidatos nos llevan a áreas que no esperamos, pero tenemos que actuar rápidamente para extraer aquella información que necesitemos. No podemos ir con una idea preconcebida porque la idea inicial que llevamos no siempre es la imagen real.

A la hora de realizar las cribas, si las realizamos a través de portales o aplicaciones, habrá que tener cuidado con esos descartes automáticos porque a veces de esta forma se descartan a candidatos que encajan con el perfil que buscamos pero que no han sabido responder a la pregunta clave de forma adecuada. Está claro que si se reciben muchos CV, el automatizar la criba facilita mucho la labor inicial, pero conlleva riesgos.

Sin embargo, a veces es preferible perder un poco más de tiempo y analizar a la vieja usanza cada candidatura. Si algún perfil en concreto nos genera dudas es preferible contactar con él para salir de dudas en unos minutos y, así, quedarnos tranquilos de haber realizado adecuadamente nuestro trabajo.

Siempre va a haber que estar en guardia. Quizás hace meses nos llegó un CV para determinado puesto que en aquel momento no se precisaba cubrir. Sin embargo, ahora sí que hace falta y esa persona encajaría. Esto se arregla teniendo una buena base de datos o una buena memoria, aunque es mejor la primera opción.

Todos los CV que nos llegan serán útiles en un momento determinado. Lo único es que hay que saberlo localizar en el momento preciso. A veces, la falta de tiempo, de organización, hace que dejemos escapar al candidato ideal para un determinado perfil, teniendo su CV por alguna parte que no controlamos.

La anticipación, preparación y organización son claves hoy en día en la selección de personal. Debemos entrenarnos día a día para desarrollar las capacidades claves en la selección de personal nuestras y de las otras partes involucradas en la selección de personas.

También va a ayudarnos mucho la claridad a la hora de exponer los requisitos del perfil para darlos a conocer al exterior. Y hay que saberlo transmitir de forma adecuada. Porque hay veces que se sabe lo que se necesita pero no se transmite adecuadamente y esto hace que el candidato seleccionado no sea el adecuado por culpa nuestra. Ante la duda es preferible esperar para aclararse y hacer las cosas bien.

Ya veis que la selección es todo un mundo al que hay que dedicarle tiempo, poniendo ganas en superarnos porque siempre hay cosas por mejorar. Esta función es vital. Aunque de nada sirve hacer una buena selección, incorporando talento si luego no sabemos mantenerlo mediante la adaptación mutua de ambas partes.

10 comentarios:

Jose Miguel Bolivar dijo...

Me ha gustado mucho la forma en la que has planteado este proceso de RRHH. Creo que lo que dices acerca de no generalizar y no olvidar que tratamos con personas y que cada persona es un mundo, es muy importante.

JM

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola JM,

Llevaba ya días dando vueltas a la idea y quería plantearlo de una forma distinta a la habitual.

Cierto hay veces que los profesionales de recursos humanos olvidamos que cada persona es distinta. Ellos se tienen que adaptar a nosotros pero también al revés.

Me alegro que te haya gustado el post.

Saludos,

José Luis del Campo Villares dijo...

Las pesonas es lo más importante que se puede tener como capital en una empresa.

Tratarlas como tales es necesario. Cada uno de una forma u otra es necesaria en su estilo.

Buen artículo.

saludos

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola José Luís,

En efecto, las personas son lo más importante dentro de las organizaciones y tenemos que adaptarnos en su justa medida a cada una de ellas.

Porque cada vez tiene más peso la atención al empleado particularizada.

Saludos,

ailem dijo...

Me ha gustado mucho el artículo de la selección aún no se si voy a ser en un futuro seleccionadora pero estoy en la otra parte, en la de ser seleccionada y la verdad aún no tengo trabajo. Creo que tengo capacidades pero en Canarias no hay muy buenos seleccionadores de personal se utiliza mucho el reclutamiento de "boca a boca".

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Ailem,

Gracias por pasarte y participar.

Me alegro que te guste mi post.

Bueno ahora estas en el otro lado, pero si te gusta el mundo de la selección, con trabajo y esfuerzo llegaras donde quieras.

Tu sigue desarrollando tus capacidades y tarde o temprano te llegara tu oportunidad te lo digo por propia experiencia. Hay seleccionadores nefastos como los hay muy buenos.

Saludos,

Gorka Murcia dijo...

Buena reflexion. A veces no somos conscientes que nosotros podemos estar sentados en los dos lados de la silla, como entrevistado y entrevistador.
Yo me he visto seleccionando a personas que a priori "no encajaban" y a mi me han seleccionado "no encajando"... Si queremos ser profesionales de RRHH siempre hemos de pensar que lo que se encuentra enfrente nuestro es una persona. Parece sencillo pero a quien no le han dicho la frase ..Ya te llamaré... no lo hagais si seleccionais por dios :)

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Gorka,

Gracias por pasarte y participar.

En efecto, nosotros también podemos estar en ambos lados, aunque muchos se piensen que no.

Antes que nada entrevistamos a personas y nos tenemos que adaptar y no podemos dar nada por hecho.

Porque a veces seleccionas gente que cumple el perfil y que no valen y otras veces das la oportunidad a personas que a priori no encajan y son unos flechas en el puesto.

Las cosas claras. A mi cuando buscaba empleo me han dicho la famosa frase de ya te llamaremos y aun estoy esperando. Si se dice, hay que hacerlo porque si se incumple en esto nuestra palabra, que credibilidad damos de nosotros y de las organizaciones que representamos.

Saludos,

Carol dijo...

Me ha gustado mucho este post.
Coincido en que hay que tener cuidado con el lugar donde dejamos los CV, pues a veces los traspapelamos.
El lunes y el martes fue la Feria de Empleo y Discapacidad y recibimos muchísimos CV en papel, ahora tenemos que organizarnos bien para no dejar ninguno suelto.
Un saludo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Carol,

Efectivamente, hay que tener cuidado donde se dejan los CV para no traspapelarlos o perderlos de vista. Así que hay que llevar un orden muy riguroso para tenerlos controlados.

Este año yo acudí a una feria de empleo y se recibe un volumen abismal de CV en formato papel. La gente se tiene que acostumbrar al llevar un USB y así lo pueden descargar en los portátiles de los seleccionadores de las empresas de su interés. Es mucho más cómodo y práctico para ambas partes.

Me alegro que te guste el post.

Saludos,