domingo, 24 de agosto de 2008

¿QUÉ MASTER ELIJO?

Cuando acabáis de finalizar vuestros estudios universitarios, se os abre ante vosotros multitud de dudas sobre qué hacer a partir de entonces. En primer lugar, deberéis decidir si queréis comenzar a trabajar o si preferís seguir formándoos, realizando algún master o postgrado de vuestro interés. Sino siempre os queda la opción de complementar ambas cosas, buscando alternativas que os permitan trabajar y seguir estudiando a la vez. Como se suele decir, querer es poder y siempre hay postgrados y másteres que se pueden cursar a distancia para la gente que a la vez trabaja.

Esto es lo primero que tenéis que decidir; tendréis que mediros las fuerzas porque hay veces que como dice el refrán el que mucho abarca poco aprieta. Se pueden complementar varias actividades a la vez; solamente es cuestión de que os organicéis y seáis constantes.

Dicho esto, me voy a centrar en las personas que deciden cursar un postgrado o master, independientemente de si trabajan a la vez o no. Una vez que decidís cursar un master, antes de matricularos al mismo, deberéis formularos y responder la siguiente pregunta. ¿Por qué queréis cursar un master o postgrado?

Ahora mismo, puede ser que no veáis importante responder a esta pregunta; sin embargo, es de vital importancia para no haceros perder el tiempo. Se suele pensar que el hacer uno os va a dar un empleo a la finalización del mismo. ¡Ojala fuera así! Sí que es cierto que pueden encauzaros a unas prácticas que pueden tener una continuidad. Pero, como veis, son muchos “puede”. También son positivos los contactos que se pueden hacer, sea con compañeros, profesores o incluso empresas.

Por mi parte, deciros que no se debe uno matricular en un master o postgrado con la intención de conseguir un trabajo. Como ya he dicho, puede llevar a uno o no. Si fuera tan fácil, todo el mundo querría invertir en un master para obtener un trabajo. Los centros formativos de este tipo de enseñanzas no cuentan toda la verdad a la hora de informaros. No todos los que dicen tener un trabajo, lo tienen de forma oficial. A veces simplemente son prácticas, que buenas son, pero no es un trabajo como tal.

Tenéis que tener otro tipo de inquietudes para cursarlo; por ejemplo, ampliar vuestra formación en cierta materia que os interese. El saber no ocupa lugar.

Imaginaros que cursáis el master o postgrado y no os da trabajo de forma inmediata; si este fue el único motivo porque el que lo cursasteis, pensaréis que no os ha servido para nada. Pero no es así. Todo en esta vida sirve, siempre y cuando, se tenga una razón de peso para hacerlo. Por eso, habrá que saber elegir qué tipo de formación recibir. Tendremos que tener claro en qué dirección ir, para obtener información. El master ha de ser el punto de partida, pero como he dicho, no siempre será una puerta abierta para un trabajo.

Por eso, debéis seguir contestando preguntas ¿Cuál de todos los disponibles cursar? ¿Cuánto puedo gastarme? ¿Qué institución elegir? ¿En qué modalidad?

Deberéis decantaros por uno que os ayude a especializaros en algo y que complemente de alguna forma vuestros estudios previos. Tampoco olvidéis que tiene que ser sobre alguna área que os guste; estáis invirtiendo en complementar vuestra formación y posiblemente, en obtener una especialización en lo que va a ser el área de vuestro trabajo.

No caigáis en la trampa de pensar que el master o postgrado más caro es el mejor. Obviamente es importante que sepáis con exactitud el presupuesto máximo que podéis invertir para realizar el master o postgrado. Siempre podéis contemplar la posibilidad de buscar fórmulas alternativas de financiación que os permitan ir pagándolo poco a poco a vuestro ritmo.

Para mí, lo más complicado es elegir la institución donde cursarlo. Debéis estudiar al detalle el programa que os imparten en cada uno de ellos; si el curso es solamente teórico o si también alterna la práctica como forma alternativa de enseñanza.

Es muy importante que este enfocado lo máximo posible al mundo empresarial, a la vertiente laboral que queremos escoger y que se ajuste a la realidad que os vais a encontrar luego en el mercado laboral.

A la hora de inscribiros, es importante preguntar qué tipo de evaluaciones tenéis que pasar para conseguir el titulo. Considero muy importante que, a parte de tener exámenes periódicos y un examen final de toda la materia impartida, tengáis que presentar un proyecto final de master sobre un caso real tratando alguna o varias materias del master; esto os permitirá descubrir cómo afrontaríais un caso similar vosotros. También deberíais preguntar como son las clases. Ahora ya casi todos los centros tienen todas las modalidades (presencial, semi presencial, a distancia, online). No hay una modalidad mejor que otra; depende de las circunstancias particulares de cada uno de vosotros.

Finalmente preguntad si a la finalización del master os facilitan la realización de prácticas en alguna empresa. A este aspecto mucha gente le da vital importancia, sin embargo, creo que no es lo más importante porque las prácticas os las podéis buscar luego vosotros con bastante facilidad en cualquier empresa.

Creo que es primordial comparar la oferta de varios centros y tomaros vuestro tiempo. Os presionarán en todos ellos, diciendo que les quedan pocas plazas y que tenéis que decidiros ya mismo. Pero recordad que es una táctica comercial y su finalidad es vender esos programas formativos. Así que, paciencia y nada de precipitarse. Hay que estar seguro de qué centro elegimos para evitar luego arrepentimientos de última hora.

Para evitaros sorpresas negativas deberéis verificar que toda la publicidad que os anuncian los centros que los imparten es cierta; a veces, en sus campañas de captación usan todo tipo de estratagemas para captar nuevos alumnos. Al contratar un master o postgrado con determinado centro, os tienen que facilitar todo que se os prometió, sino, debéis reclamarlo.

Parece muy complicado pero no lo es tanto; comparando, veréis que hay grandes diferencias entre unos y otros. Al final encontraréis el que mejor se amolde a vuestras necesidades. El saber que se busca es complicado aunque es más importante que sepáis qué es lo que no queréis; eso limita más de lo que os pensáis vuestra búsqueda.

10 comentarios:

Senior Manager dijo...

Más allá de saber elegir el curso adecuado...He de decir que particularmente cuestiono el valor y necesidad de los Masters... sobre todo en la última década...

Es indudable que los programas MBA todavía mantienen su prestigio (y atractivo) aunque es evidente que se han distendido debido a la gran cantidad de oferta existente para acceder a los mismos, sobretodo en instituciones poco reconocidas y/o nuevas, incluyendo también la oferta virtual.

La mayoría de los programas actuales son excesiva e inexplicablemente caros y por lo general requieren de financiamiento, el cual ya no es amortizable como lo era hace unos años.

Otro inconveniente es el sacrificio personal y familiar que deben hacer los estudiantes para culminar el programa medio de 1-2 años en donde han de utilizar e invertir muchos fines de semana y tiempo familiar para poder cumplir con el plan de estudios.

Aclaro que no se trata de restar importancia a los Masters, ni quitarles mérito alguno. Se trata más bien de darles y buscarles el verdadero sentido que tienen, determinando con anticipación su costo-valor y su aplicabilidad de acuerdo a cada necesidad profesional. Pues Considero que en muchos casos los profesionales los hacen por hacerlos e incluso por moda y sin un fin claramente determinado. Todo porque se supone que se van a obtener mejores ingresos al cursarlos, cuando ese hecho ya no es tan factible ni tan seguro como antes. Por eso digo que podría ser hasta contraproducente realizarlo... Es mejor fijarnos un objetivo laboral claro y luego de saber a lo que nos vamos a dedicar, decidir que metas estamos persiguiendo, ya sea a corto o largo plazo para invertir entonces en algún curso superior si fuese necesario...

Dejo estos de enlaces que en su día me recomendaron sobre el tema y que encontré interesantes y algo polémicos.

http://pmba.vidadeunconsultor.com/
http://personalmba.com/
http://journals.aomonline.org/amle/v1n1.html

Te adelanto que en el último se demuestra que no existen pruebas que relacionen el cursar un MBA con una mejora de salario substancial que pueda amortizar la inversión tanto de dinero y tiempo...

Tampoco se ha podido determinar con estudios ni resultados, que existan mejoras en la carrera profesional de los que han estudiado algún Master, por lo que podría ser un mito. En mi empresa tenemos gente que los ha hecho y que no y tanto unos como otros demuestran un grado de capacidad muy similar para cada puesto, así que a las pruebas me remito.

Saludos
SM

Carlos Andreu dijo...

Amigo
Olvidas un tema importante en tu análisis que es la capacidad de Networking.
Ese es un factor más importante incluso que la financiación.
Un saludo

Senior Manager dijo...

Hola Carlos, es cierto lo que apuntas, gracias por incluirlo...

Es innegable que el Networking que resulta de estudiar un MBA, es un factor muy valioso para el desarrollo profesional y para aumentar las posibilidades profesionales futuras, pero no es la única fuente de Networking, así que en proporción al importe total del gasto ó inversión, es factible de ser prescindible.

Lo que quiero decir es: Si se tienen los recursos...¡adelante!, pero si el profesional ha de quedar endeudado para poder cursarlo y así obtener Networking (además del resto de conocimeintos), entonces no es recomendable... Pero claro está que es una simple opinión...

Saludos
SM

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola SM,

Efectivamente el realizar un master tiene que ser con una finalidad clara para alcanzar algún objetivo marcado y que para ello es necesario.

Porque el cursar un master no te va a dar un trabajo con determinado salario. Ni por cursarlo quiere decir que estés más capacitado para ocupar determinado puesto de trabajo con mayor eficacia que el que no lo cursa. Ya que esto son leyendas urbanas sin consistencia alguna.

Quizás se les ha dado más valor del que realmente tienen. Hay que verlos como un complemento formativo que sirve para conocer en profundidad una materia o área de conocimiento siempre que elijas el adecuado.

Hay personas que depositan demasiadas esperanzas en un MBA y después se encuentran la cruda realidad.

A parte que en la actualidad tienen un coste desorbitado para lo que en realidad son. Supone una inversión de dinero y de tiempo que no todo el mundo puede acometerla para los resultados que luego da.

Ya que la mayoría que hacen este esfuerzo esperan mucho más de lo que en un principio esperan.

Leeré con detenimiento estos enlaces.

Hay que verlo con realidad y ser consciente de lo que nos puede aportar el realizar un master.

Saludos,

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Carlos,

Gracias por participar.

El networking es importante también y hay que tenerlo en cuenta.

Sin embargo, los contactos no dejan de ser eso ya que hay que trabajar en ellos para que den sus frutos.

Además como comenta Senior Manager en su último comentario hay veces que no alcanzan estos contactos el valor y esfuerzo que nos ha costado la inversión personal en todos los sentidos.

Los contactos que proporciona son valiosos pero no hay que magnificarlos.

La decisión de cursar un master tiene que venir avalada por unas razones de peso.

JAM dijo...

Muy buenas.
Yo he hecho un MBA, siempre tenía en mente hacerlo por el hecho que la temática de los mismos siempre me ha atraido y no por conseguir un mejor trabajo o networking (aunque si se daba el caso, mejor que mejor).
Yo tuve la suerte de que tuve una ayuda y me salió más barato, pero en cualquier caso, el tema monetario siempre es algo a tener en cuenta. Además como dice SM, es duro ir los viernes y sábados durante más de un año.
Pero teniendo en cuenta todo esto a mi sí me ha compensado porque la idea que tenía (aprender nuevas cosas acerca de gestión empresarial) era fácil que se cumpliese a poco que el master estuviese bien organizado y además, como yo digo "el saber nunca ocupa lugar, aunque si espacio y tiempo, y nunca se sabe cuándo va a ser necesario".
Eso sí, quizás si la idea primordial con la que se va es encontrar un puestazo o algo que no es tan fácil asegurarlo por realizar el master mucha gente a la larga salga decepcionada porque los sacrificios que has hecho no se corresponden con el beneficio que se obtiene

JAM

JAM dijo...

Me gustaría añadir algo.

Estos casos que van a requerir un sacrificio hay que hacerlos porque a uno le gustan (como fue en mi caso) porque sino no vas a disfrutar y jamás pondrás en práctica este conocimiento en el puesto de trabajo.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola JAM,

Por supuesto que el realizar un master no es una pérdida de tiempo siempre y cuando lo realices convencido y porque te guste la temática del mismo para aprender más sobre ella. A mí el que hice me aporto muchas cosas y aprendí mucho.

Obviamente hay que medirse las fuerzas y saber que vas a poder llevar el sacrificio que supone el cursarlo.

Si se hace solamente por encontrar un buen trabajo o por recopilar contactos no va a compensar el esfuerzo requerido porque este tipo de cosas son muy inciertas de poder conseguirlas a través de un master.

Luego lo que pueda venir a raíz del mismo bienvenido será pero porque surja no porque lo busques con la realización del mismo.

Saludos,

cosas que pasan... dijo...

me ha resultado muy interesante la entrada. Justamente, navegando me topé con Iberestudios , un buscador de masters y cursos online muy interesante
salu2

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola,

Me alegro que te parezca interesante este post.

Saludos,